La Maldad Ha Evolucionado: ‘Jason X’ Cumple 20 Años

abril 26, 2022

Posiblemente, una de las entregas más incomprendidas, por no mencionar otros términos, del mundo del cine del terror sea Jason X, la décima parte dentro de la famosa saga de ‘Viernes 13’, y es que desde su estreno, en el ya lejano 26 de Abril del 2002, muchas cosas y versiones se han dicho de ella, empezando por la más obvia, ¿por qué se tuvo que hacer? Porque no repasar un poco lo que sucedía por aquellos años y así llegar a comprender esta cinta un poco mejor.

Luego del estreno de ‘Jason Se Va Al Infierno: Él Último Viernes’ (Jason GoesToHell: The Final Friday / 1993), la idea que tenían los productores en la mente fue la realización de tener por fin en una misma película tanto a Jason Voorhees como a Freddy Krueger para ‘Freddy vs Jason’, especialmente luego de la escena final que se vio en dicha cinta. Sin embargo, con el paso de los años, empezaron a llegar varias ideas para empezar a armar el proyecto, pero ninguno de estos convencía a los involucrados y este fue alargándose cada vez más. Por otro lado, estaba la presión del estudio en que el personaje debía tener una nueva película pronto para que este siga vigente en la audiencia.

Con todo ello en la mente, el productor Sean S. Cunningham empezó la “preproducción” de lo que sería la décima entrega de ‘Viernes 13’, que está demás decirlo, en la previa debía ser de las mejores dentro de la saga. Para el armado del guion se convocó a Todd Farmer y para la dirección al recordado Jim Isaac quien nos dejara en el 2012. Ambos estuvieron de acuerdo en que esta nueva película debía ser muy distinta al resto, tanto así que se dijo que esta vez la historia podría estar ubicada en pleno invierno en vez de las vacaciones de verano, pero ellos quisieron arriesgarse un poco más y mejor fue llevarlo al espacio, una idea de por sí ya disparatada y ridícula para quien conoce la mitología de ‘Viernes 13’.

Cuando fueron a entregarle la idea y parte del guion a Cunningham este explotó, de rabia, pues no cabía en su mente que esta iba a ser la película número diez de la franquicia y que debía ser especial. Para ese entonces, otros títulos de terror ya habían enviados a sus “personajes” al espacio, como fueron los casos de ‘Hellraiser: Bloodline’ (1996) y ‘Leprechaun: In Space’ (1996), y ambos con resultados muy por debajo de los esperados, así que el destino que le esperaba a Jason X iba a ser el mismo, o inclusomenor. Sin embargo, cuando se empezó a trabajar mejor la historia, además de que iban a contar con un presupuesto mayor a los filmes antes mencionados (15 millones de dólares), la esperanza por ver un producto, medianamente bueno, empezó a verse con otros ojos por parte de Cunningham y compañía.

La historia se ubica en el año 2010, en el Centro de Investigación de Crystal Lake, donde se encuentra recluido Jason Voorhees cuya idea es criogenizarlo para futuras investigaciones. Pero, los científicos, encabezados por el Dr. Wimmer (interpretado por David Cronenberg) no desean tal hecho y desean llevarlo a otro lugar ante la negativa de la Dra. Rowan quien ve a Jason como una gran amenaza pues sólo es una máquina de matar. Dicho esto, lo impensado sucede cuando Jason se libera de sus captores y empieza a hacer de las suyas con todos los presentes, pero Rowan está preparada para darle el golpe final que es congelarlo, lo cual consigue, pero a un alto precio porque al mismo instante es apuñaladapor él y la cámara de enfriamiento encierra a ambos en el mismo lugar. Han pasado cuatro siglos y ambos son transportados fuera del planeta hacia una nave donde Rowan es reanimada, pero al mismo tiempo, Jason empieza a descongelarse y vuelva a la vida nuevamente. Ahora, en un escenario distinto, su misión no ha cambiado, que es la de continuar su sed de violencia y sangre, pero esta vez con una gran sorpresa en el camino.

Jim Isaac entonces empezó la marcha para encontrar a los actores que iban a dar vida a los distintos personajes dentro del filme. Algunos de ellos, cuando recibieron el guion por primera vez, no estuvieron tan de acuerdo en participar, pues lo veían como una gran broma, o hasta como el final de su carrera actoral, sin embargo, luego lo vieron como algo bueno pues iban a pertenecer al mundo de ‘Viernes 13’ además que al trabajar en una película de esta envergadura, “podrían” tener distintos beneficios en el futuro. Dicho esto, empezó la producción, pero los problemas no iban a cesar.

Al tener un presupuesto de 15 millones de dólares, no puedes darte muchos lujos en el rodaje como repetir las escenas todas las veces que desees o alargar los días de filmación hasta que esta quede perfecta. Muchas veces sólo debes aceptar lo que tengas a la mano para sacar el producto adelante. Sabiendo esto, Isaac quiso que el filme fuera lo que él imaginaba que sería y es por ello que realizó varios ensayos antes de empezar el rodaje, ya que esto además limitaba el hecho de estar repitiendo escenas por escena, pues el actor ya sabía lo que debía hacer en cada una de ellas. No obstante, cuando ya estaba todo listo para iniciar la filmación, nuevas ideas empezaron a surgir, y no precisamente de la mente de Isaac y Farmer, sino de más arriba, es decir, de Sean S. Cunningham entre otros. Estas “nuevas” ideas, que muchas veces se revelaban de un día para otro, dificultó mucho el proceso porque la visión que tenía el director en un principio distaba de lo que se venía proponiendo. Por un lado, el ya no veía esta como “su” película, pero continuó con ella a pesar de los baches en el camino, ya que el compromiso seguía más que latente. Afortunadamente, el elenco entendió a la perfección lo sucedido y continuó dando todo de sí de una manera profesional.

Una de los aspectos que sí o sí debía darse es la forma en que se vería Jason en la historia. Ahora, al estar en el futuro, exactamente 400 años después de su última masacre dentro del Centro de Investigación en Crystal Lake, éldebía cambiar en algo más acorde a lo que se estaba viendo en pantalla. Para ello se hicieron varios bosquejos, llegando a quedar el que muchos fans han apodado y adoptado como el “Uber Jason”, que fuera interpretado por cuarta vez por el gran Kane Hodder, ya que su apariencia reflejaba más la de un cyborg que la de un muerto viviente. Tenía que ser algo indestructible y a la vez aterrador. Según las palabras del propio Hodder, el proceso fue un poco agotador por el maquillaje y prótesis que debía emplear, pero al mismo tiempo se divirtió mucho por el cambio de aspecto del personaje. Lamentablemente para él, esta sería su última presencia como Jason Voorhees, pues luego ya no sería tomado en cuenta para el rol en futuras presencias.

Con todo esto en marcha, parecía que todo iba por el camino que se pensaba en un principio. Por primera vez dentro de la saga, cuando se le presentó a la MPAA, la industria de la censura de las películas en los Estados Unidos, se sintió tan complacida al verla que sólo pidió, literalmente, hacer un par de cambios. Todo el equipo se sintió más que contento con la respuesta, sin embargo, sucedió lo impensado, el presidente de aquel entonces de New Line Cinema, Michael De Luca renunció al cargo, y con él se retrasó la llegada de algunos proyectos incluido Jason X, ya que la nueva directiva quería revisar el material, y demás está decir, no tenía mucho interés en la cinta como si lo tenía De Luca y compañía.

Mucho se ha dicho al respecto sobre el retraso del estreno, ya que originalmente debía llegar en el 2001 y lo hizo en el 2002, y una de las causas fue la falta de dinero para la campaña publicitaria. En ese entonces, sin redes sociales de por medio, las personas, o en este caso los fans, sólo entraban a foros preguntando si alguna vez veríamos el filme em cines. Muchos pensaban que su destino, posiblemente sería el mercado del video, pero la fecha escogida finalmente fue el 26 de abril del 2002, y sólo la fueron a ver aquellos que estaban al tanto de ella, fans del personaje o, simplemente curiosos, dejando al final de su paso por las salas la suma de 13 millones de dólares, la cifra más baja de cualquier entrega de la saga a la fecha.

Esta noticia significó un gran golpe, especialmente para el director Jim Isaac y el productor Sean S. Cunningham, pues ambos vislumbraban que el filme podía hacer entre 25 a 30 millones de dólares, cifra con la que se hubieran sentido más complacidos. Pero, con el paso del tiempo, esta idea ya no rondó tanto por sus mentes y sólo quedó la satisfacción de haber realizado una nueva entrega dentro de una de las franquicias de terror más famosas de todos lo tiempos. Por parte del elenco, ellos sabían lo que hacían y donde estaban, así que para ellos sólo el hecho de ver sus nombres en los créditos, ya era mérito más que suficiente de orgullo.

A raíz del estreno de Jason X se realizaron, por ejemplo, comics narrando parte de lo que hubiera sido una secuela o historias paralelas, además de objetos coleccionables como figuras de acción, objetos alusivos al filme, entre otros.

Por otro lado, lo que siempre me he preguntado es si veremos alguna vez la llegada de ‘Jason X 2’. Se que suena ridículo, pero cada vez que vuelvo a ver la película en alguna ocasión viene a mi mente que algo se podría hacer con ella en el futuro. Todavía abrigo la esperanza que esta podría llegar. La idea de ver a Jason en la Tierra 2 y como ahora se adapta a un nuevo sistema, y planeta, siempre me llamó atención. En fin, soñar no cuesta nada.

Pero, antes de todo ello, primero está el hecho del famoso juicio por los derechos del título y autor, el cual hasta ahora no llega a buen puerto, lo que ha dejado paralizado varios proyectos sobre ‘Viernes 13’ y compañía. Por el bien de toda la comunidad del terror, espero se empiece a resolverse pronto este gran problema. El mundo, por loco que suene, ya pide a Jason Voorhees a gritos. No saben cómo se le extraña.

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *