El Veredicto…’Winnie Pooh: Miel y Sangre’ (2023)

marzo 6, 2023

Mi primer acercamiento a Winnie Pooh debe haber sido entre los años de 1989 y 1990, cuando en una visita a la casa de unos familiares, vimos, en cinta VHS por supuesto, una película, que en realidad eran capítulos de la serie animada del famoso oso que por ese entonces había estrenado la cadena Disney.

En ella conocí su historia sobre como un niño llamado Christopher Robin, tiene como grandes amigos a distintos animales que habitan el bosque de los 100 Acres, que además de Winnie Pooh también se encuentran, el cerdo Piglet, el burro Igor o el tigre llamado pues, Tigger. Aquí ellos comparten muchas aventuras, pasando momentos inolvidables, pero, la mejor parte de todo esto, era cuando recibían la comida por parte de Christopher, pues él les dio la promesa que los cuidaría y mantendría para siempre.

Es indiscutible la fama y admiración por parte de un gran sector hacia este personaje, ya que, para muchos que crecimos con él en las décadas de los 80s y 90s principalmente, lo convirtieron en uno de sus favoritos. En lo que a mi respecta, si bien lo respeto, no tengo ese gran entusiasmo hacia él como si lo tengo con otros personajes de la infancia, de los cuales no me cansaría de hablar. Lo siento si pierdo algunos amigos por esta revelación, pero es la verdad. 

Sin embargo, cuando empezaron a revelarse en los primeros meses del 2022, las novedades acerca de que el director Rhys Frake-Waterfield, estaba planeando realizar una versión de terror sobre Winnie Pooh, creo que como a muchos, empezamos a sentir una gran curiosidad por ver dicho resultado, el cual, hoy es una realidad, ya que esta película ha llegado con el título de Winnie Pooh: Miel y Sangre (Winnie The Pooh: Blood and Honey), y si bien, no pasará jamás a la historia del cine, si que puede sacarte ciertas sonrisas, simplemente, por lo ridícula que se ve

La cinta se sitúa luego que Christopher Robin, regresa nuevamente al bosque de los 100 Acres luego de haber concluido sus estudios universitarios. Con lo que no contaba, es que su reencuentro con Winnie Pooh no será nada amigable, pues tanto él como el cerdito Piglet, se han convertido en asesinos sedientos de carne y sangre, puesto que, como no estaba él para alimentarlos, tuvieron que hacer florecer sus instintos primitivos para ello, llevándolos al extremo de cometer asesinatos a diestra y siniestra contra todo aquel que ose entrar a su territorio, como luego lo harán un grupo de amigas, las cuales irán cayendo una tras otra.

En primer lugar, nadie en su sano juicio debería tomar esta película en serio, porque si lo hacen es ahí donde empezarán sus problemas, Desde que empecé a saber más acerca de ella, sobre su sinopsis y luego cuando empezaron a revelarse sus imágenes, si hay un lugar el cual debía ser aceptado, ese sería el cine de serie B, y luego de lo que se ha visto, me parece que nadie objetaría dicha decisión.

El director Frake-Waterfield, cuando le preguntaron sobre la decisión de realizar esta película, colocando como protagonista al querido oso de nuestra infancia ahora convertido en un asesino serial, declaró que “tanto Winnie Pooh como Piglet no tienen derechos registrados y cualquiera pueda tomarlos para lo que deseen.” Siendo este el panorama, su visión lo llevó más allá que cualquiera, al transformar este fantástico cuento en uno lleno de terror y maldad. Estoy seguro que el realizador, en el fondo, es fan de Pooh, y por eso, de todos los personajes que puedan existir en el mundo con derechos libres, lo escogió primero a él.

La historia de por sí, es una cinta slasher más de tantas que se nos presentan, o se nos presentaban en la década de los 80s, pues la forma en que fue hecha, indica en el fondo que se trata de una especie de homenaje hacia ellas. Se nota una gran influencia de cintas como ‘Viernes 13’, ‘Halloween’ o ‘La Masacre en Texas’, ya que hay algunas escenas parecidas que se han visto en distintas secuelas de esta trinidad del cine de terror. Eso sí, la sangre, la violencia y los asesinatos, están por doquier, y algunos, de manera muy creativa, y graciosa, tengo que admitir.

Sin duda, la intención es pasarla bien viéndola sin esperar mucho en su desarrollo, y eso es debido al presupuesto moderado que tuvo para su realización, empezando por los disfraces hechos para Winnie Pooh y Piglet, vestidos además con ropa campesina. Totalmente original, y porque no, tal vez, para el que le de la oportunidad de verla, lo tenga en consideración como opción para este Halloween. Apuesto que así será.

Sin más que agregar, esta versión de terror de Winnie Pooh no es para ponerla en el top de ninguna lista del género, pero como puro entretenimiento, sin darle mucha vuelta a lo que se ve, muchos la pueden encontrar divertida, pues posee además humor negro y sarcasmo. Si esa es su intención, entonces véanla sin ningún problema y acéptenla como tal, sin exigencias ni preguntándose porque esto o porque aquello. Sólo véanla, si desean, y punto.

Cabe agregar, que otros realizadores podrían apostar por hacer lo mismo con otras figuras de la infancia, y en este caso, Disney tiene varias que podrían resultar. Habrá que esperar si este experimento dio, sin querer, sus frutos.

Calificación: 2.7 de 5

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *