El Veredicto…’La Primera Profecía’

abril 15, 2024

Debo admitir, que una de las películas que me produjo pesadillas de niño fue sin duda ‘La Profecía’, pues para alguien que la vio a la edad de 10 años aproximadamente, ver tales escenas de terror, acompañado sobre todo, de una sugestiva y terrorífica banda sonora, fue el complemento perfecto para que pasara un tiempo para que la vuelva a ver, al igual que sucedió con sus posteriores secuelas, dándole luego una mejor apreciación, pero no puedo negar que hay escenas que siguen muy presentes en mi mente, al igual que icónicas frases que han quedado para la historia.

La entrega original de La Profecía se dio en 1976, y si puedo ir más allá, fue una clara respuesta al éxito que tuvo ‘El Exorcista’ tres años antes, pues ahora el demonio, o el Diablo en todo caso, no se iba a apoderar del cuerpo de una inocente niña, sino que ahora este iba a nacer, como cualquier ser humano, caminando y conviviendo con todos los demás. Por supuesto, que esta persona no iba a ser alguien normal, ya que tendrá a sus guardianes que lo vigilan y protegen en cada paso que dé en la Tierra, con tal de que cumpla el objetivo de convertir el mundo de los vivos en un nuevo infierno.

Los estudios Fox, (ahora 20 Century Studios) concluyeron la saga original en 1981, con la llegada de su tercera parte, para ser “revivida” diez años después con ‘La Profecía: El Despertar’ un fallido intento de traer de regreso la saga que no tuvo el éxito deseado, y para el 2006, regresaría en una nueva versión de la original, colocando una historia en la época actual, cuyo resultado tampoco supo capturar a la audiencia, convirtiéndola en otra oportunidad perdida para resucitar la franquicia.

Han tenido que pasar 18 años, para tener de vuelta a la saga, y al parecer esta vez sí se puede decir, que el tiempo empleado ha sido el mejor, porque la llegada de La Primera Profecía, cuya historia transcurre días antes de los eventos ocurridos en la cinta de 1976, puede poner, nuevamente, en lo más alto al título, ya que ha sabido trabajar bien el concepto, además de darle a los personajes, la importancia debida para que el producto no caiga en la repetición y en el aburrimiento, puesto que cada escena va avanzando, no a grandes pasos, lo cual es bueno, porque nos da tiempo para ir entendiendo la vía que esta emplea y lo que quiere transmitir al público, además del terror que pueda infundir.

La trama se ubica en la Roma de 1971, cuando una joven novicia de los Estados Unidos llamada Margaret, llega al convento de la ciudad para prestar sus votos, y mientras espera dicho momento, su labor empieza en un centro de adopción del mismo monasterio, en el que conoce a una misteriosa joven llamada Carlita. Poco a poco, su vínculo empieza a hacerse fuerte, pues Margaret ve en ella su propia imagen de como era su comportamiento de niña, alguien muy precoz y rebelde. Sin embargo, esto no es bien visto por las demás monjas, especialmente por la Madre Superiora, quien no desea que Carlita tenga el menor contacto con las personas, ya que ellas la ven como alguien “especial”. Con el paso de los días, Margaret irá descubriendo algunos oscuros secretos de las monjas del lugar, lo que la llevará a entender, si en realidad “ellas” están, verdaderamente, al servicio de Dios.

El mundo de las precuelas, en el cine de terror, sobre todo, no han sido muy exitosas a lo largo del tiempo, es así que algunos títulos como ‘Amityville 2: La Posesión’, ‘La Masacre en Texas: El Inicio’, o incluso ‘El Exorcista: El Comienzo’, no han tendido una gran aceptación por parte de los fans del terror. Por supuesto que, con el paso de los años, han obtenido el estatus de filmes de culto, pero eso ya es otro cantar, pero aquí, con La Primera Profecía, se puede afirmar que han dado en la tecla, pues han tratado de relacionar los hechos de la cinta original, y en base a ello, han ido construyendo una historia convincente, que no sólo trate acerca de la llegada de “Damien” a nuestro mundo literalmente, sino que haya algo más que no sabíamos de esta conspiración del Diablo.

Como bien se mencionó, la trama gira en torno a Margaret (Nigel Tiger Free), cuya estadía en Roma solo será un aliciente de intranquilidad para con las demás, pues está dispuesta a desenterrar los secretos que se guardan en el monasterio. Ella está completamente segura de dar su vida a la religión, a pesar que su compañera, Luz, decide darle un último sorbo de libertad antes de todo ello. Tiger Free ofrece una actuación convincente, aunque seguro para muchos no es ninguna sorpresa, luego de su papel ofrecido en la serie ‘Servant’ del 2019. Maneja bien los momentos, dándonos por muchos instantes, la sensación que la acompañamos y vivimos con ellas varios instantes de zozobra.

La directora, Arkasha Stevenson, quien hace su debut además con esta cinta, al parecer la ha tenido clara en cada una de las ejecuciones y sabía qué hacer en cada escena que aquí se refleja. Ha tenido una gran valentía al estar al frente de un título, de uno de los grandes clásicos del terror, y lo ha ejecutado de la mejor manera posible. Ha sabido trabajar bien los momentos de tensión y ofrecer una atmósfera, por momentos claustrofóbica, al estar solamente, encerrados dentro del monasterio.

En la previa, muchos pensábamos, y me incluyo, que íbamos a ver un solo de extraños acontecimientos, que los hay, además de escenas de muertes, que las hay también, pero estas no son gratuitas y aparecen cuando son requeridas. No se busca el susto fácil, sino que se comprenda la escena que se ve y porque se está dando dicha consecuencia. Como dato, al menos un par de las muertes, han sido inspiradas en las de la cinta original, así que tengan presente eso cuando vean la película.

Si bien, La Primera Profecía no es del todo perfecta, si podemos decir que está dentro de lo mejor que viene ofreciendo el terror en el año. Muchos deberían ver su ejecución, si es que entre sus planes está realizar la precuela de alguna película del género, especialmente. Tampoco estoy diciendo que todo lo que nos muestra sea de lo mejor, porque se puede afirmar que lo más llamativo se encuentra en los dos primeros tercios del filme, mientras que el último acto, justamente, el clímax del historia, es algo que todos ya teníamos imaginado que iba a suceder de esa manera.

A pesar de lo último, sin son fanáticos de La Profecía, no se puede dejar pasar esta producción, y me arriesgo a decir, que por lo que se pudo ver en el final, incluso podríamos tener una segunda parte, pero eso ya lo dejo en manos de los productores. Por cierto, si esperan escuchar la tétrica melodía del “Ave Satani”, por supuesto que lo podrán hacer, ya que, sin ella, no existirían estas películas, las cuales, “fueron hechas para ti”.

Calificación: 3.5 de 5

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *