El Veredicto…’La Huérfana: El Origen’ (2022)

septiembre 29, 2022

Recuerdo mucho cuando vi ‘La Huérfana’ en el cine en el 2009, pues fui sin saber en realidad de que se trataba y al final me encontré con una interesante cinta de terror y suspenso, la cual me mantuvo por un largo rato preguntándome si, la actriz que la imterpretaba era una niña o una persona adulta con enanismo, ya que su rol me dejó muy impactado, sobre todo, en algunos momentos donde tenía que actuar como «adulta» brindando una gran madurez de su parte.

Tanto fue el impacto que me dio, que a los días regresé nuevamente al cine y el resultado fue muy parecido. Luego de esta experiencia, empecé a recomendarla a todo el mundo, y bueno, se de algunos que la vieron y me agradecieron, y otros en realidad no lo sé o nunca me comentaron. Lo cierto es que fui testigo de una de las mejores cintas del género que había visto en aquel año, a pesar que algunos aún se resisten a aceptarlo, pero claro cada uno tiene su opinión, luego del desenlace y el verdadero secreto del personaje principal, que por cierto fue encarnado por una joven actriz llamada Isabelle Fuhrman de tan sólo once años en ese entonces.

Con el pasar de los años, la cinta ha obtenido el estatus de filme de culto por parte de cierta comunidad del terror, y esto tal parece, motivó para que la producción haya regresado con una nueva entrega, o mejor dicho, precuela de la cinta original con el título, La Huérfana: El Origen (Orphan: First Kill), centrándose en como la malvada Leena Klamer, adopta el nombre de Esther y llega a los Estados Unidos proveniente de Estonia, luego de haber estado recluida en un centro psiquiátrico.

Trece años han pasado del estreno de ‘La Húerfana’, y si bien la trama se caía de madura, la pregunta que muchos se empezaron a hacer fue: ¿Isabelle Fuhrman repetirá el papel de Esther? Hay que ser honestos con esto. Fuhrman nació para dar vida a Esther. Es el rol que le ha dado fama y reconocimiento mundial, especialmente dentro de la comunidad del terror, pero, ¿no es ya una mujer adulta como para dar vida a una persona dentro del cuerpo de una niña que tiene la apariencia de unos nueve o diez años de edad?. Sin duda esta fue la gran incógnita dentro de la producción de la cinta a cargo del director William Brent Brell (El Niño), pues él pidió que sí o sí, Fuhrman diera vida a Esther una vez más.

Luego de ver la película y haberle dado vueltas sobre la trama, la pregunta de rigor que me hice fue, ¿era necesario hacer esta precuela?. Lo primero que se me vino a la mente, es que la historia no se puede tomar en serio para nada, ya que aquí no hay ninguna sorpresa ni algo que sobresalga a lo hecho en el filme anterior. Para empezar, uno ya sabe que al ver la película, tenemos que hacernos la idea que vamos a ver a una actriz, de unos 25 años, intepretando un rol de hace trece años cuando, literalmente, era una niña, en cuerpo y espíritu. Si bien, el manejo y la posición en ciertas escenas de la cámara disfraza su verdadera edad, lo cierto es que esto lo cumple en parte y no totalmente, pues en otras partes del filme, no se logra dicho efecto y hay que suponer, que Fuhrman es una niña por donde se le note. Tal vez un poco de CGI hubiera solucionado el problema, pero prefirieron no hacerlo.

Lo siguiente que se notó, fue la manera en que está rodada la historia. Por momentos todo parece ir muy deprisa, lo que deja un gran sin sabor en algunas escenas de interés que no fueron elaboradas como deben ser. Si hacemos memoria, la primera película nos envolvía en un gran misterio por descubrir que es lo que podia suceder en cada escena, además que estas, estaban mejor realizadas. Puedo suponer que esta vez el presupuesto fue incluso menor al de la primera parte, algo raro en realidad, pues siempre resulta ser a la inversa. Muchas escenas dejan mucho que desear pues dicen muy poco y no podemos meternos en la trama, ni siquiera tener empatía con los personajes, incluida la misma Esther.

Ya que se toca el tema de los personajes, la trama se enfoca en como Esther llega a los Estados Unidos, con el plan de sustituir a la hija perdida, o secuestrada, de una familia. Desde cierto punto, si la trama hubiera sido ver a Esther suplantar a dicha niña y tratar de ser buena y angelical con esta familia, hubieramos visto la misma película de hace trece años, sin embargo, hay un giro que tira todo esto por la borda, y nos sumerge en otro tema que muy pocos, me parece, hubieran pensado. A decir verdad, fue muy apropiado el hacerlo, pero así como llegó, desaparece el impacto muy rápido, ya que como expliqué líneas más arriba, las escenas van muy rápido una de la otra sin darle mucha elaboración perdiendo así el interés generado.

Isabelle Fuhrman da todo de sí para darnos una convincente Esther. Es divertida, sarcástica y malvada cuando debe serlo, pero el mayor error de todo esto, es que debemos de asumir que vemos a una persona de nueve o diez años en pantalla, lo cual es casi imposible, pues no creo que la produdción, por más esfuerzo que hayan dado, piense que la audiencia es tonta como para decir «si, en realidad es una niña. Nos han convencido». Luego está el personaje de Julia Stiles como la «madre» de familia, y si bien cumple a cabalidad, tampoco no esperemos algo sobresaliente, pues sólo sigue lo que el guión dice ni más ni menos. Por mi parte, me agrada Stiles como actriz y creo que no se le ha valorado como debe ser durante su carrera, ha excepción de algunas películas como la saga de ‘Jason Bourne’, o tal vez, ‘Estafadoras de Wall Street’ donde tuvo en realidad un papel menor.

Honestamente, tengo sentimientos encontrados con esta película. Por un lado, sigo admirando mucho a ‘La Huérfana’, pues la sigo viendo hasta ahora cuando la dan por la televisión. Pero, ahora que llegó esta precuela, no puedo decir que es una gran cinta para nada, ya que con lo visto, coloca a la primera como una obra maestra del género sin serlo para nada. No hay que exagerar tampoco. El filme está hecho sin duda para no tomarlo en serio y me parece que así lo vieron también los de la producción, que se deben haberse divertido mucho haciéndola sin duda, pero el resultado dista mucho de ser algo elogiable.

Sin duda, y lo digo muy en serio, ha sido gratificante ver a Esther nuevamente en la pantalla grande, y me quedo con eso. ¿Si la película tiene futuro? Creo que ya lo vimos y ha llegado la hora que permanezca ahora en el pasado.

Calificación: 2.5 de 5

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *