El Surgimiento de la Octava Maravilla del Mundo: Se Cumplen los 90 años del Estreno de ‘King Kong’

abril 6, 2023

Entramos a una época de experimentación en el cine. El maquillaje, la ilusión y la animación fueron herramientas esenciales para demostrar todo tipo de fantasías e imaginación. Luego de haber presenciado películas de terror con monstruos deformes y vampiros chupasangre, nos ponemos de pie y miramos a lo alto para dar un saludo al rey de los simios: King Kong.

Hablar de King Kong, que estuvo bajo la dirección de la dupla conformada por  Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack, no fue algo sencillo. Se tiene que hablar sobre una trama profunda con mucho significado, que va más allá de un simio que sube un rascacielos. Se aprecia la crueldad de la humanidad, el sufrimiento de un animal incomprendido y el dolor de un amor no correspondido. La poesía de King Kong contiene varios elementos que destacan para su época y nos demuestra que nosotros somos los verdaderos monstruos.

Sin saber su origen, unos exploradores que desean hacer una gran película encuentran la misteriosa isla calavera, donde habitan varios seres que ya no existen en la actualidad. Dinosaurios y otros enormes monstruos son temidos, pero nunca como este simio de gran fuerza y brutalidad. Las tribus de la isla lo veneran como un dios y recibe sacrificios por protección. Está más que claro, que los exploradores intentarán llevarse al inmenso ser a la ciudad para ser expuesto gracias a los “encantos” de una dama. Recordando la última frase cuando Kong muere: “no fueron los aviones los que mataron a la bestia, sino la belleza”.​

Ya existían películas con este trasfondo como novelas que tienen como base aquellos “mundos perdidos”. Sin embargo, la labor de King Kong radica en los avances científicos sobre la apariencia que debieron tener los dinosaurios en realidad. Además de proponer un cuerpo más adecuado para el primate, dejando de ser tan “gorila” y poseer movimientos similares al de un humano.

El ingenio del departamento de arte surge de manera inmediata. La interpretación de King Kong mediante sistemas mecánicos enormes para las manos en algunas escenas y el stopmotion para el cuerpo entero (además del aporte del montaje para que aparezca enorme en pantalla) fue parte de un avance tecnológico. El esqueleto del personaje en su funcionamiento para la animación resultó de lo más moderno en su momento y más de un espectador se sorprendió y se asustó en la batalla contra el dinosaurio. Obviamente, una escena que en la actualidad se ve de manera cómica, fue de lo más revolucionario en su época, además de lo aterradora de su resultado.

Un dato bastante relevante fue la banda sonora realizado de manera exclusiva para la película, considerado el primer trabajo musical para una película en ese entonces. Normalmente, el cine sonoro todavía no trabajaba con una musicalización original: King Kong lo hizo posible. Finalmente, el esfuerzo de los actores al trabajar con proyecciones de los monstruos fue complejo y novedoso, pero demostró un reto gratificante. Al poseer varios “Kongs” en el rodaje de diferentes tamaños, aportó varios planos para apreciarlo en cuerpo entero, gestos en su rostro e interacciones con los actores.

Este personaje fue muy popular en todo el mundo, hasta en tierras peruanas se tiene un alfajor de gran proporción que lleva su nombre debido a la fecha de su creación. La presencia de King Kong se ha mantenido hasta ahora, teniendo secuelas y varios reinicios, además de algunos crossovers con otros monstruos de su calibre. Quizás uno de esos “encuentros” con gran popularidad fue Godzilla, demostrando la fuerza de cada uno y el desastre de la ciudad por parte de este titánico par. Sin lugar a dudas, una película que ningún fan de este personaje se puede perder.

Finalmente, King Kong siempre será recordado como uno de los personajes más importantes en la historia del cine. Más allá de los efectos visuales y avances tecnológicos, no podemos olvidar la trama de este ser de la mitología del séptimo arte. Aunque pasen los años, la labor de Willis O’Brian y del escultor Marcel Delgado, siempre serán recordado por los futuros animadores y realizadores de postproducción.

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *